BUSCADORES DE TESORO

BUSCADORES DE TESOROS.

La definición dada a la palabra "oro" por la Real Academia de la Lengua Española dice que: " es un elemento químico de núm. atóm. 79. Un metal escaso en la corteza terrestre, que se encuentra nativo y muy disperso. De color amarillo brillante e inalterable por casi todos los reactivos químicos, es el más dúctil y maleable de los metales, muy buen conductor del calor y la electricidad y uno de los mas pesados."

Si comparamos este metal con la pintura o cualquier otra manifestación de arte, podemos darnos cuenta de que no son tan diferentes.
El buen arte es escaso, disperso, difícil de encontrar; pero una vez se encuentra es brillante, inalterable. Pero este es el punto de partida, encontrarlo. Cuanto más evolucionamos, más nos olvidamos de la autenticidad del arte y su significado.
Cada vez más se crean obras banales y sin sentido para llenar un mercado sin juicio ni valor. Es entonces cuando la disciplina se convierte en un negocio, al igual que pasa con el metal del oro; y dejamos de ver su belleza y singularidad para tratarlo como una simple mercancía.

El oro ha sido siempre el metal precioso por excelencia que ha producido más errores en la conducta humana, debido al poder de riqueza que simboliza.
Al igual que este, el arte no ha dejado de ser en muchas ocasiones un producto realizado para su negociación y consecuente venta; olvidandonos de su carácter didáctico, espiritual, estético y enriquecedor a nivel personal y cultural.

Debemos cambiar esta concepción y empezar a reconsiderarlo como un bien común, un necesidad individual y colectiva, sin beneficio, mas que el de nuestra propia sensibilidad, ya que si nos comportamos como simples buscadores de tesoros, acabaremos transformándonos en ingenuas máquinas de consumir y destruir lo verdadero del arte y de la vida en general.

28 nov. 2010

CONFERENCIA EDUARDO G. SUBIRATS RUGGEBER. "La revolución estética de las vanguardias y la civilizacioón industrial".

La conferencia de Eduardo G. Subirats intenta hacer una critica reflexiva sobre las vanguardias y sus influencias para comprender el desarrollo tecnológico debida a esta y sus influencias con el poder, como bien pudo ser el futurismo con el fascismo.
Subirats intenta mostrarnos que la idea de vanguardismo no va unida a la de modernidad idílica puesto que la realidad no cuadra con la perfección de la definición de modernismo. No defiende el modernismo como parte de la vanguardia porque esta es algo en proceso, algo que no esta terminado. Las vanguardias fueron movimientos de ruptura, de nuevo orden y no estilos perfectos ni concluidos.

Para el existen dos corrientes de vanguardia que contrastan entre ellas; las del racionalismo como pueden ser el Cubismo, el Neoplasticismo y el Futurismo; y las no racionalistas con el Surrealismo y el Expresionismo.
Ambas se integran en la concepción de los medios de comunicación de masas para así poder llegar a la actualidad.
La pintura, la escultura, la arquitectura, ..., ya no son medios tan capaces de llegar a todos sus objetivos como puede ser la comunicacion electrónica; la cual crea un nuevo orden, que apenas es imperceptible, para acercar a todos a una nueva realidad universal.

Esta evolución tecnológica puede que sea negativa para el arte, ya que se puede perder la reproducción técnica de la obra de arte, pero también puede ser una manera de acercar el arte a más publico, pero con connotaciones negativas, ya que estos pueden comportarse como maquinas de desecho, que observan, comen y vomitan.

http://www.march.es/conferencias/anteriores/voz.asp?id=2124

No hay comentarios:

Publicar un comentario